fondo

Mostrando entradas con la etiqueta amor. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta amor. Mostrar todas las entradas

19 abr. 2014

Eclipse de Luna





Ante mi,
un firmamento
pleno de estrellas.

La luna, traviesa,
se va vistiendo de rojo...
Y se desviste.

Todo porque en este viaje,
que no es tan largo,
ni es tan corto,
la ventana estaba abierta.

Y también mis ojos...

Carlos Iacono


15/4/2014
Escrita desde un avión, mirando el eclipse de luna roja





24 dic. 2012

Despertar al amor



Si despierto al amor, te miro y me descubro reflejado en tu ser
Mi camino y el tuyo son uno.

Si despierto al amor me veo en tus ojos, y quiero abrazarte. No importa quien eres.

Si despierto al  amor no necesito enojarme, si no comparto tu pensamiento.

Si despierto al amor, si es necesario, con una sonrisa puedo decir que no.

Si despierto al amor, no hay barreras entre tú y yo.

Si despierto al amor, no hay lugar para el miedo. Si para el perdón.

Si despierto al amor, despierto a la vida, dejo el dolor.

Si despierto al amor, abrazo mi pasado. No juzgo lo vivido.

Si despierto al amor, vivo un día a la vez. El futuro puede esperar por mi.

Si despierto al amor, escucho el canto de los pájaros al amanecer, y es mi propia canción. La tierra es más bella.

Si despierto al amor, estoy de vuelta en casa.

23 dic. 2012

¿Y ahora qué hacemos?



¿Qué haremos hoy, que por arte de magia nada sucedió?
¿Qué haremos hoy, que el sol salió como todos los días?
Los malos no fueron castigados.
Los que sufren no fueron recompensados.
El ovni de rescate aún no llegó.

Dejemos de proyectar en el futuro, expectativas buenas o malas. La realidad la creamos desde el centro de nosotros. No hay ni habrá oscuridad para el que sea capaz de ver su propia luz. No hay pesares para el que fluye con la vida, sin juzgar y sin cargas. No hay conflictos si hay entrega, aceptación. No hay miedo si hay amor. No hay cambio si no nace del interior.

Hoy tenemos una nueva oportunidad de celebrar la vida, y saborear todos los momentos, de romper cadenas, de vivir sin miedo. Siempre en el presente. Sólo en el ahora…

21 oct. 2012

Mujer que cuidas la vida





Mujer prestaste tu cuerpo
para albergar la semilla.
Nutriste por nueve meses,
me regalaste la vida.

Empecé a manifestarme
en esta tierra bendita.
Tus pechos llenos de amor
alimentaban mis días.

Hasta que pudiera solo
avanzar en mi camino,
me refugiaba en tu ser,
encontrando luz y abrigo.

Encaminado al destino
que me habría de forjar,
me fui entregando a otros brazos
que también me iban a cuidar.

Como amante, compañera,
amiga o desconocida,
fuiste dando contención,
guiando al alma perdida.

Obrando de muchos modos,
con palabras y con risas,
con manos sabias y Reiki,
sigues cuidando la vida.

Porque sabes que la planta,
ha de llegar a florecer,
para esparcir sus semillas
y para volver a nacer.

Por eso sigo encontrando
la energía femenina,
que va siguiendo mis pasos,
que va cuidando la vida…

Carlos Iacono

15 jul. 2012

Proyecciones...



Abriremos cajones que nunca habían sido abiertos…
Viviremos vidas que deseamos vivir y elegimos esperar…
Escribiremos poemas con la alegría que aguarda por salir…
Pintaremos de blanco un refugio frente a un mar de verdad…

No habrá muerte, ni cárceles que opriman,
cuando estemos libres del peso del pasado,
cuando sepamos que no hay futuro,
que es solo presente…

Carlos Iacono

6 may. 2012

Preguntas sin repuestas…



Tanto tiempo las preguntas fueron mías,
multiplicadas sin encontrar respuesta.
Simplemente algo dentro rechazaba
conformarse con vivir en la rutina.

No hubo ojos que alentaran con un guiño
a vivir enamorado de los sueños.
Los mandatos poco a poco se encargaron
de enjaular al corazón libre y alado…

Y una vez, después de tanto sufrimiento,
descubrí que el encierro no existía…
¡Al corazón lo cercaban pensamientos!

Así encontré que sobraban las preguntas
y ya no necesitaba las respuestas,
tan solo Ser, en amor y en conciencia.

Carlos Iacono

8 abr. 2012

Momentos iluminados...

Algunas personas esperan o buscan una gran iluminación…Ese momento puede llegar o no, pero lo más importante, es dejar de anhelar y agradecer lo que tenemos, reconocernos tal cual somos, valorar nuestros momentos iluminados…
Muchos seres se han conectado con su alma y corazón, y a través de su inspiración nos regalan un mensaje valioso y un canto a la vida, como Fito Paez cuando canta: “…Quién dijo que todo esta perdido? Yo vengo a ofrecer mi corazón”…O Víctor Heredia en “Mara”, demostrando que el amor a la vida puede superar el odio y la tristeza…Louis Armstrong, que pudo ver un maravilloso mundo a pesar de las guerras…O Lisandro Aristimuño cuando nos recuerda “ …No te dejes mas vencer, al alma hay que darle de comer…Un poco de azúcar del estero, un poco de risa y caramelos”…Steve Jobs, que puso amor y pasión en la tecnología, regalando también mensajes inspiradores a la juventud cuando, desnudando su alma, enseño que las crisis pueden convertirse en oportunidades…
Tenemos herramientas para darle lugar a esos momentos de luz. La meditación es una de ellas…Lo que realmente buscamos es que se produzca el silencio, y en ese silencio, en esa conexión con el amor, con la intuición, con la esencia, los mensajes llegan… La inspiración se hace presencia…Luego nos queda el trabajo de traducir aquello que percibimos desde el alma y llevarlo a lo concreto de nuestra experiencia humana para hacerla un poco más divina y luminosa.  Pequeños instantes son suficientes para vislumbrar una realidad mas hermosa, si estamos alertas y escuchamos los mensajes que nos traen para darle vida a nuestra vida, para compartir de muchas maneras, cantando, bailando, riendo, pintando, enseñando, sanando, escribiendo…O sin hacer nada. Porque un alma que empieza a brillar reconociéndose a si misma, es como una flor que regala su color,  su fragancia…Así, cada luz que nace del corazón, por pequeña que nos pueda parecer, irradia su amor hacia el planeta…Hasta que el brillo logre la intensidad suficiente para el nacimiento de una nueva humanidad.
En todo caso, hasta que algo más grande ocurra en nosotros, disfrutemos de los momentos de luz, del camino, y conectados con el amor verdadero, iluminemos nuestra vida, sintiéndonos en el cielo, actuando en la tierra.

22 ene. 2012

Música del alma...


Cuando te conviertes en un  instrumento del Amor en la tierra, vibra una dulce melodía en ti, que deleita a quienes están cerca y comparten parte del camino.
Estás en sintonía con toda la creación y tu corazón expresa la alegría de Ser, como quien canta una bella canción… Y yo canto contigo, compartiendo la música del viento y las hojas,  el canto de los pájaros, el sonido del mar…
Pero a veces la mente quiere cantar su propia canción…¡No es más que ruido!
Quizás sea difícil eliminar el ruido por completo, pero ajustando la sintonía, podemos lograr que la música del alma suene más fuerte y soñar con un mundo diferente…

Sueño con miles de corazones que despiertan …
Sueño con la bella sincronía de un coro de voces  e instrumentos afinados cantando a la sublime creación… Una maravillosa música que nadie querrá dejar de oír, en la que todos querrán participar…
Sueño que no es sueño, porque esta canción de amor es posible…

Filmamos este video mientras recorríamos un templo budista de la ciudad de Lampun, en el norte de Tailandia. Observando a su gente con sus reverencias a buda, con sus ofrendas, oímos esta música que nos llamaba desde otro sector del templo. Una música simple pero encantadora, interpretada desde el corazón, desinteresadamente...Solo para alegría de los visitantes.
Carlos y Claudia

4 ene. 2012

Era un niño que soñaba



Era un niño que soñaba
y volaba. ¡Qué alegría!
Abrió los ojos el niño
y con sus brazos extendidos
una mariposa corría…

El niño volvió a soñar
con un pájaro colorido.
“¡Ahora no te escaparás!
Volaré sin hacer ruído…”

El niño se despertó.
Tenía el puño cerrado

y piedras en los bosillos.

Quedóse el niño muy serio
porque sus años pasaban
sin juguetes ni frazadas.

Y ya no volvió a soñar.

Pasaba rápido el tiempo
y el mozo tuvo un amor.
Sintiéndose volar preguntaba:
“¿Tú eres de verdad o no?”

Cuando el mozo se hizo viejo
observaba las montañas,
viento, pájaros y cielos,
flotando entre todos ellos…

Y cuando vino la muerte
a adueñarse de su cuerpo,
nuevamente preguntaba:
“¿Tú eres sueño?

¡Despójame de este peso!
Y haz más liviano mi vuelo….”



Carlos Iacono
Intertexto de Antonio Machado.

18 dic. 2011

Autorretrato


Soy una idea que busca cuerpo.

Soy tan pequeño…¡Y rápido crezco!
Soy rebeldía…Y mi identidad no encuentro.

Soy búsqueda,
suelto lo viejo y  en el vacío me pierdo.

Parece que no soy nada,
y a la vez puedo ser todo.

Soy quien celebra la vida,
y el alma que llora en un cárcel de huesos.

Soy luz y alegría,
oscuridad y tristeza.

Soy caminante y sendero.
Lo inmortal es mi esencia.

Soy uno con todo y todos,
aunque a veces no lo recuerdo…

Carlos Iacono 

16 dic. 2011

Cuando vuelva a ser niño...


Reiré con una fresca carcajada,
con el corazón,
y una mirada cristalina…

Jugaré sin miedo a ensuciar mi ropa,
sin notar las miradas que me envidían.

Estaré atento al vuelo de la mariposa,
a la lluvia repentina…

Descubriré grandes tesoros cada día…

Amaré por puro amor,
sin condición ni garantías.
Comprenderé que la vida es juego,
encanto y alegría.

Veré un presente eterno
y naceré niño,
día a día.

Carlos Iacono

11 ago. 2011

La búsqueda de nuestro ser...


Todos somos uno, sin embargo, cuando iniciamos nuestra búsqueda interna, hay una parte del camino que debemos transitar en soledad… Cuando nos desprendemos de nuestra personalidad, de la imagen que nosotros mismos formamos, en parte impuesta por los mandatos de familia y sociedad...Empezamos a soltar lo que creíamos que éramos…Y antes de conocer la verdadera realidad, nuestro ser puro e inmortal, el sentirnos unidos a toda la creación, antes de comprenderlo, nos quedamos sin nada...Hay un vacío...Algunos la llaman "la noche oscura del alma"...Es muy duro, pero hay que atravesarla...Y después de eso todas las posibilidades se abren ante nosotros. Conocemos la alegría de ser, simplemente...De vivir...De ser concientes del amor y toda la maravilla de la existencia. Entonces todos los miedos desaparecen, no hay condicionamientos, no hay ley mayor que la de nuestra pura conciencia, no hay límites desde el afuera. Hay una mente silenciosa y un corazón pleno de dicha, deseoso de compartir, irradiando con amor.

3 jul. 2011

Carta de amor para Claudia - Madrugada de domingo...


Cada vez que me das tu amor, te descubro fascinado y me emociono, como si fuera la primera vez.
Pienso algo… Me distraigo…Luego regreso a la inmensidad de este momento.
Siento tus manos como si no las conociera. Me maravillo por su delicadeza y suavidad. Me entrego a tus caricias…

Nos quedamos casi quietos, sin embargo me siento flotando suavemente en un mar de dicha.

Tu corazón atraviesa mi espalda para instalarse en mi propio pecho… ¿Esos son mis latidos o los tuyos?  O quizás los de ambos sincronizados misteriosamente por algún poder divino.

Cuanto tiempo pasó para que pudiera mirarte embelezado, para disfrutar de cada centímetro de tu piel, para adorar el templo de mi amada…Cuanto he debido aprender… Aprender a descubrirte  cada día…Cuantas veces habré mirado sin ver…

O quizás no era necesario aprender nada, solo entregarse plenamente a la experiencia del amor.
Encontrar el botón que apaga el ruido de los pensamientos…
No darle cuerda al reloj para que se detenga el tiempo…
Entonces quedamos solos, sin pasado ni futuro, en una vivencia extraordinaria del presente.

Me enamoro de la vida. Agradezco este momento. Siento la vibración en todo mi cuerpo. ¿Quizás tampoco había tomado conciencia antes de él? O al menos no de este modo tan profundo.

Amo este momento.
Amo tu cuerpo y el mío.
Amo con todo mi corazón. Ese corazón que parece no entrar dentro del pecho, pleno, colmado de dicha.

¿Es por nosotros dos, o porque nos hicimos uno con la existencia?
Es uno y lo otro. Lo descubro a la mañana cuando observo el mundo maravillado por su belleza. Las olas del mar son hoy más hermosas que nunca, con su espuma, con sus infinitas curvas y burbujeos. Es como si no las hubiera visto jamás. Los sonidos del viento, la caricia del sol, el aroma de la orilla, todo se descubre ante mis ojos en una armonía maravillosa, en una perfección inmejorable.

Me duermo un poco, entregándome dulcemente a esta ola de amor que me cubre por completo, con el deseo infinito de vivir sintiendo así cuando despierte.

1 jul. 2011

Luz de amor...


Si te encuentras luchando a ciegas en la oscuridad…La mente no se aquieta, no puedes detener los pensamientos. Estás peleando desde el lugar incorrecto. Estás dentro del problema. Tus reacciones nacen también desde esa oscuridad que te nubla.
Apártate de ella…
Ve hacia el centro luminoso de tu ser, a tu conciencia amorosa, y deja que esa luz de amor lo cubra todo, dando claridad a tus pensamientos y permitiendo que fluyan tus emociones, sin quedarte estancado en ellas.
No puedes combatir a la oscuridad desde la oscuridad misma.
Sal de ella…
Observa...
No juzgues…
Permítete sentir…
Suelta…
Ya estás nuevamente en el presente y todas las posibilidades se abren ante ti.
Ahora puedes decidir sin temor a equivocarte...

17 jun. 2011

Crecer juntos...


Cuando en lo cotidiano de nuestras vidas estamos atentos y concientes, sentimos con nuestra compañera el amor que nos cautivó al conocernos, vemos la alegría en sus ojos, la juventud en la piel, sin que el tiempo cambie nuestro modo de ver y sentir.
Si cada día, en lugar de transformarse en rutina, encuentra el encanto de cada amanecer, único e irrepetible, cualquier acción toma un gusto especial. Preparar una comida, compartir una caminata, servir al otro en lo que nos toca hacer, se convierte en algo mágico, matizado con abrazos y una suave espera por acariciar la piel del ser amado.
Entonces no hay desgaste ni aburrimiento, sino el encanto de compartir plenamente todo lo que la vida nos trae, sin buscar seguridades, sin limitarnos mutuamente.
Así el amor se redescubre día a día. Renacemos en él a cada instante. Vivimos peligrosamente, ya que nuestro amor no pretende atar, sino dar libertad. Y en esa libertad nos sentimos cómodos y fascinados por cada nueva experiencia. Sentimos el calor del nido y no queremos alejarnos de él. Desde aquí podemos ver la inmensidad que nos rodea. No hace falta volar lejos. Estamos bien aquí…

3 jun. 2011

Plenitud



Cuando el amor desborda y se siente a cada instante, en cada acción y vínculo que estableces cada día, cuando se puede sentir la misma sensación de bienestar, independientemente de las circunstancias, quiere decir que estás abriendo tu corazón, que ya no eres un mendigo. No estás buscando solo que te amen a ti, eligiendo a quién merezca tu amor y deseando que cumpla tus expectativas. Solo te entregas seguro y confiado. Ya sabes que no vale la pena vivir de otro modo. Amas toda la vida que nos rodea. Te sientes parte y disfrutas en plenitud. Danza, canta, ríe, se libre. Observa la naturaleza, los pájaros. Siente el viento en tu piel. Nada te separa de ellos, solo tu mente... Déjala hablar… Tú eres mucho más que una maraña de pensamientos.
Sé feliz.
La vida merece ser vivida y celebrada.
Sé egoísta, porque solo cuando te encuentres y te aceptes tal como eres, cuando puedas amarte a ti mismo, podrás regalar a los demás algo valioso, ese mismo amor que colma tu corazón y se expande sin límites…

22 abr. 2011

Reflejo de vida


Cada día que nace se asoma en el horizonte un gran espejo que nos refleja y recuerda la pureza de nuestra esencia.
Entrega su energía alimentando nuestra vida y la del planeta, que es nuestra casa.
A ese gran espejo lo llamamos sol.
Disfrutemos de su presencia en cada amanecer.
Permitamos que nuestro sol interior vaya a su encuentro,
y asi brillará un poco más. 

Ese sol se muestra con toda su fuerza y esplendor. Del mismo modo la vida se nos entrega día a día, y percibimos desde lo profundo de nuestro corazón el palpitar
que nos mantiene en contacto con la verdadera realidad.
Reconocer en nuestra esencia la unión con todo es sabiduría. Vivir siguiendo los mensajes del corazón es coraje y entrega.

Así como las nubes ocultan el sol, a veces nuestros pensamientos actúan como si lo fueran: nublan nuestra visión, nos entristecen. No luches contra ellos. Déjalos pasar. Descansa, como el sol detrás de las nubes, tranquilo, sereno.
Tu sol interior no deja de brillar…

12 abr. 2011

Imagen en la arena


Como en la vida, encontramos aquí la fuerza del mar embravecido y, tan solo unas horas después, la calma de una playa desierta que nos invita, como un lienzo a un pintor, a dejar nuestra huella en ella.
Acepto el reto y, con unas sencillas líneas, dibujo un símbolo en la arena, recordando los mandalas de los monjes tibetanos, sabiendo que a la mañana siguiente el mar habrá borrado toda marca, y prepara de ese modo el paño nuevamente para que quien camine sobre ella, se anime a escribir el mensaje de su corazón.
Así transitamos por esta vida y está en nosotros la decisión de pintar, cantar, celebrar la existencia, aun a sabiendas de que "esto también pasará".
Dejar nuestra huella viviendo el presente…
Momento a momento…
Conscientes de que nada en el mundo material perdura para siempre.

10 abr. 2011

Sobre un tallo y una flor…



Una leve tristeza ronda el aire...
Tristeza por un pimpollo que empezaba a abrirse y cae al suelo sin haber mostrado a la existencia su fragancia, su belleza.
Una flor que quería expresarse plenamente, entregándose a la vida sin saber cuanto duraría su esplendor, satisfecha y gozosa de ser total, aunque fuera solo un instante…
Quizás un sol tan intenso aceleró su caída. Tal vez, el tallo no se sentía con fuerzas para sostenerla. Dudó entre entregar de sí la energía necesaria para brindarse completamente a la flor, porque esto podría poner en riesgo su propia existencia. Se desprendió de ella finalmente, imaginando que nuevas flores volverían a crecer algún día de su propia savia. Pero eso no es seguro. ¿Será árbol o hierba? ¿Habrá otra primavera o esta era su única posibilidad de florecer?

El momento ha pasado y aquella que no pudo ser, nunca será…
Su tiempo fugaz la rindió a la tierra, antes de tiempo…
Su fragancia no se esparció en el aire…
Su belleza no se mostró al caminante solitario…
El tallo no tuvo el amor suficiente para alimentarla…
No pudo ser…

Quiso comprender antes que sucedería, sin notar que la respuesta estaba en la entrega sin medidas… Esa flor traería consigo, una vez madura, la semilla necesaria para renacer.


6 abr. 2011

El amor...

El amor no pide permiso para entrar. No pregunta quien eres, cual es tu condición ante la sociedad. Simplemente irrumpe en tu vida, te moviliza, te despierta…Y tú, quieres seguir dormido…
Temes perder el control, salir herido, ser juzgado. El amor no puede ser juzgado. Solo puedes entregarte a el en el momento presente, y vivir tu vida a pleno. Que importa mañana. Que importa el ayer. Importa que tu vida no pase vanamente, con medidas, a medias. ¿ Acaso vas a esperar un mejor momento para entregarte a él ? ¿ Sabes si ese momento llegará?
Vive hoy del modo que el amor llegue a ti: fogoso, fuerte, sereno, calmo. Obtén la paz que sólo te dará el no haber dejado pasar el amor a tu lado. Deja que te roce, que entre en ti, que te lastime si es necesario…Quizás hacía falta para despertar.
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...