fondo

Mostrando entradas con la etiqueta lucha. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta lucha. Mostrar todas las entradas

23 dic. 2012

¿Y ahora qué hacemos?



¿Qué haremos hoy, que por arte de magia nada sucedió?
¿Qué haremos hoy, que el sol salió como todos los días?
Los malos no fueron castigados.
Los que sufren no fueron recompensados.
El ovni de rescate aún no llegó.

Dejemos de proyectar en el futuro, expectativas buenas o malas. La realidad la creamos desde el centro de nosotros. No hay ni habrá oscuridad para el que sea capaz de ver su propia luz. No hay pesares para el que fluye con la vida, sin juzgar y sin cargas. No hay conflictos si hay entrega, aceptación. No hay miedo si hay amor. No hay cambio si no nace del interior.

Hoy tenemos una nueva oportunidad de celebrar la vida, y saborear todos los momentos, de romper cadenas, de vivir sin miedo. Siempre en el presente. Sólo en el ahora…

6 dic. 2012

Batallas





Quizás nos puede suceder que nos encontramos conectados con nuestro maestro interno disfrutando de esa plenitud, del fluir, del amor, de la naturaleza que es una con nosotros.
Creemos la batalla ganada: el ego se ha rendido, la mente responde como sierva, como herramienta al servicio del alma, de la vida toda…
Y en un momento, lenta o repentinamente, cambian las circunstancias externas y resulta que nos encontramos otra vez perdidos, angustiados, sin encontrar la salida…
Necesitamos recurrir a todas las herramientas que tengamos al alcance para centrarnos nuevamente…Tener la humildad de reconocer que todos estamos aprendiendo…
Las batallas no se terminan…Es el Samsara…Es la vida en esta tierra y estamos sujetos a sus reglas.
Identificar…Reconocer…Meditar…Volver al cuerpo y al ahora…Observar la mente, sin identificarse con los pensamientos (ya lo dije antes, ¿no?) Hoy lo repito para mi mismo. ¿O para alguien más también?

No desesperes…
Esto también pasará…

23 sept. 2012

Soledad y reencuentro…


Existen muchas soledades.
La soledad de la semilla acorazada y aislada, mirándose a sí misma.
La soledad de la piedra, inerte y silenciosa.
La soledad del hombre dormido, separado del mundo y enfrentándose a él.
La soledad de buscar dentro nuestro, cuando afuera no hay repuestas.
Y la alegría de ya no sentirse solo…



5 ago. 2012

La película de la vida...


A veces, a lo largo de nuestra vida, nos apegamos a la identificación que fuimos creando de nosotros mismos; gordo, flaco, pobre, rico, trabajador, universitario…
No es lo que realmente somos, es solo una interpretación, “teatral” de la mente.
¡Da lo mismo cualquier personaje! Al fin cada ego es solo eso…
La mente nos impulsa a luchar, a defender el papel que interpretamos o a envidiar la fortuna de otros…Pero cada uno de ellos tiene sus placeres y sus desdichas. Podríamos pasar la vida entera, y mucho más, persiguiendo ilusiones, para concluir, finalmente, que en la separación, en el individualismo, no hay dicha permanente. Pensamos que la orilla del frente es la mejor…hasta que la conocemos.
Pero… ¡a no preocuparse! Mientras estemos en el rodaje, seamos libres y no esclavos de un rol determinado. Jugar, cambiar, experimentar, libres de expectativas… ¡Es posible!
Si podemos acostumbrarnos a ser testigos de todas estas interpretaciones del ego, si estamos presentes y concientes, vamos descubriendo cómo la mente nos envuelve en un diálogo permanente. Escuchar ese diálogo como quien lo ve desde afuera, es ser observador y testigo. Y la película va perdiendo dramatismo...

Somos una esencia y miles de personajes.

No darle importancia verdadera al afuera y actuar desde la esencia de amor universal que nos une a todos, entre humanos y hacia toda la creación, es el camino hacia la plenitud. La diferencia no está en el personaje, sino en el amor y la entrega a la vida desde nuestro ser más íntimo.

16 jul. 2012

Aprendizaje...

Cuando busques un maestro, no te quedes en estereotipos. Piensa en todo y todos los que te rodean como un espejo donde poder verte, con aquellas cosas que te gustan y las que no, con sus luces y sus sombras, su belleza y su fealdad, su alegría y su tristeza. Mira entonces cuánto de ello está en ti. Hazlo con valentía. Todos quisiéramos ver dentro  nuestro solo cosas hermosas, así es como muchas veces dejamos en las sombras aquello que no nos gusta, que no aceptamos de nuestra personalidad…Entonces no nos reconocemos…
Ten presente que descubrir y aceptar esos aspectos es el primer paso para empezar a  sanar y sanarnos en la relación con los otros.
En todo caso se trata, de un modo u otro, de lograr que la personalidad no actúe como una coraza, obstaculizando la energía amorosa que quiere brotar desde tu conciencia –corazón. Imagina que vas andando con una pesada armadura. Eres tú o los otros. Eso es lo que nos han enseñado. Y así estamos, caminando con pesadas cargas, sin ver que todos necesitamos amor. Todos necesitamos estar livianos, Todos necesitamos dejar caer nuestra máscaras y reconocernos en la esencia de nuestro ser.
Cada relación, cada persona, cada suceso que acontece en nuestras vidas puede convertirse en un maestro. Llega a nosotros de diferentes formas y actúa de diferentes modos. Queda en nosotros aprender a escuchar, a ver, a sentir…


6 may. 2012

Preguntas sin repuestas…



Tanto tiempo las preguntas fueron mías,
multiplicadas sin encontrar respuesta.
Simplemente algo dentro rechazaba
conformarse con vivir en la rutina.

No hubo ojos que alentaran con un guiño
a vivir enamorado de los sueños.
Los mandatos poco a poco se encargaron
de enjaular al corazón libre y alado…

Y una vez, después de tanto sufrimiento,
descubrí que el encierro no existía…
¡Al corazón lo cercaban pensamientos!

Así encontré que sobraban las preguntas
y ya no necesitaba las respuestas,
tan solo Ser, en amor y en conciencia.

Carlos Iacono

18 dic. 2011

Autorretrato


Soy una idea que busca cuerpo.

Soy tan pequeño…¡Y rápido crezco!
Soy rebeldía…Y mi identidad no encuentro.

Soy búsqueda,
suelto lo viejo y  en el vacío me pierdo.

Parece que no soy nada,
y a la vez puedo ser todo.

Soy quien celebra la vida,
y el alma que llora en un cárcel de huesos.

Soy luz y alegría,
oscuridad y tristeza.

Soy caminante y sendero.
Lo inmortal es mi esencia.

Soy uno con todo y todos,
aunque a veces no lo recuerdo…

Carlos Iacono 

11 ago. 2011

La búsqueda de nuestro ser...


Todos somos uno, sin embargo, cuando iniciamos nuestra búsqueda interna, hay una parte del camino que debemos transitar en soledad… Cuando nos desprendemos de nuestra personalidad, de la imagen que nosotros mismos formamos, en parte impuesta por los mandatos de familia y sociedad...Empezamos a soltar lo que creíamos que éramos…Y antes de conocer la verdadera realidad, nuestro ser puro e inmortal, el sentirnos unidos a toda la creación, antes de comprenderlo, nos quedamos sin nada...Hay un vacío...Algunos la llaman "la noche oscura del alma"...Es muy duro, pero hay que atravesarla...Y después de eso todas las posibilidades se abren ante nosotros. Conocemos la alegría de ser, simplemente...De vivir...De ser concientes del amor y toda la maravilla de la existencia. Entonces todos los miedos desaparecen, no hay condicionamientos, no hay ley mayor que la de nuestra pura conciencia, no hay límites desde el afuera. Hay una mente silenciosa y un corazón pleno de dicha, deseoso de compartir, irradiando con amor.

12 jul. 2011

Cosas simples...



Si sientes que no puedes parar, que el entorno no te lo permite…no es él quien no lo permite, eres tú, porque te identificas aún con aquellas cosas valoradas por este mundo hoy. Tienes metas y objetivos, lo cual no debería ser “malo”, pero se convierte en malo cuando dejas de disfrutar el camino. De pronto te das cuenta que la lucha por alcanzar esas metas te absorbe, y te distraes del momento presente. Cuanto mayor identificación tengas con el mundo material, tendrás mayores necesidades y menos presencia en el aquí y ahora.
Deja de luchar.
“Deja de desear y se te dará multiplicado”.
Pero tiene que ser un dejar de desear sincero, que tu mismo te lo creas… Entonces puedes empezar a ser como una gota de agua en el río, fluyes con él, no vas contra la corriente de la existencia. Disfrutas el día a día con lo que la vida te presenta. Sabes que no puedes cambiar lo que es, y sabes que la mente reina en el pasado y en el futuro y no puedes solucionar nada que no pertenezca al presente. Entonces la usas como un instrumento práctico para vivir el ahora y organizar tu tiempo. Tus pensamientos no dominan a tus acciones.
Y así comprendes que ninguna de tus angustias puede agregar algo a tu vida. Preocupándote solo pierdes el presente…Y no hay más que eso…

Por eso se feliz hoy.
Disfruta todo lo hermoso que la vida tiene para ti y deja de quejarte por aquello que no tienes.
Olvida la cumbre. La única forma de llegar a ella es estar atento al camino. Ya llegarás, o no, pero en todo caso nada te quitará el placer de haber disfrutado del viaje.
Lo valioso lo tienes hoy, solo tienes que darte cuenta.
No pospongas, no esperes, se libre…
Libérate de los miedos, la vida es ahora.
Date cuenta y reconoce que el “no puedo”, es en realidad un “no quiero cambiar”. Muchas veces no es necesario cambiar lo que haces, sino como lo haces. Te acostumbraste a cierta comodidad, seguridad, y temes abandonarlas, a pesar de sentir que limita la expresión de tu alma y oprime tu corazón.
Despierta.
¿Cuanto tiempo más seguirás traicionando a tu verdadero ser, que quiere vivir y sentir en vibraciones más elevadas?
Reconoce las limitaciones que vienen desde tus pensamientos y condicionamientos. Ve a tu conciencia-corazón, y olvida los límites…No los tienes. Tu alma está llamada a expresarse plenamente.
Y si en el camino te encuentras con dificultades, míralas como pruebas. Nada termina, ni llegas a ningún lado…Nunca dejas de aprender.
No hay adonde llegar, porque ya estás allí, en el centro de tu corazón…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...