fondo

Mostrando entradas con la etiqueta celebrar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta celebrar. Mostrar todas las entradas

24 dic. 2012

Despertar al amor



Si despierto al amor, te miro y me descubro reflejado en tu ser
Mi camino y el tuyo son uno.

Si despierto al amor me veo en tus ojos, y quiero abrazarte. No importa quien eres.

Si despierto al  amor no necesito enojarme, si no comparto tu pensamiento.

Si despierto al amor, si es necesario, con una sonrisa puedo decir que no.

Si despierto al amor, no hay barreras entre tú y yo.

Si despierto al amor, no hay lugar para el miedo. Si para el perdón.

Si despierto al amor, despierto a la vida, dejo el dolor.

Si despierto al amor, abrazo mi pasado. No juzgo lo vivido.

Si despierto al amor, vivo un día a la vez. El futuro puede esperar por mi.

Si despierto al amor, escucho el canto de los pájaros al amanecer, y es mi propia canción. La tierra es más bella.

Si despierto al amor, estoy de vuelta en casa.

23 dic. 2012

¿Y ahora qué hacemos?



¿Qué haremos hoy, que por arte de magia nada sucedió?
¿Qué haremos hoy, que el sol salió como todos los días?
Los malos no fueron castigados.
Los que sufren no fueron recompensados.
El ovni de rescate aún no llegó.

Dejemos de proyectar en el futuro, expectativas buenas o malas. La realidad la creamos desde el centro de nosotros. No hay ni habrá oscuridad para el que sea capaz de ver su propia luz. No hay pesares para el que fluye con la vida, sin juzgar y sin cargas. No hay conflictos si hay entrega, aceptación. No hay miedo si hay amor. No hay cambio si no nace del interior.

Hoy tenemos una nueva oportunidad de celebrar la vida, y saborear todos los momentos, de romper cadenas, de vivir sin miedo. Siempre en el presente. Sólo en el ahora…

21 oct. 2012

Mujer que cuidas la vida





Mujer prestaste tu cuerpo
para albergar la semilla.
Nutriste por nueve meses,
me regalaste la vida.

Empecé a manifestarme
en esta tierra bendita.
Tus pechos llenos de amor
alimentaban mis días.

Hasta que pudiera solo
avanzar en mi camino,
me refugiaba en tu ser,
encontrando luz y abrigo.

Encaminado al destino
que me habría de forjar,
me fui entregando a otros brazos
que también me iban a cuidar.

Como amante, compañera,
amiga o desconocida,
fuiste dando contención,
guiando al alma perdida.

Obrando de muchos modos,
con palabras y con risas,
con manos sabias y Reiki,
sigues cuidando la vida.

Porque sabes que la planta,
ha de llegar a florecer,
para esparcir sus semillas
y para volver a nacer.

Por eso sigo encontrando
la energía femenina,
que va siguiendo mis pasos,
que va cuidando la vida…

Carlos Iacono

23 sept. 2012

Soledad y reencuentro…


Existen muchas soledades.
La soledad de la semilla acorazada y aislada, mirándose a sí misma.
La soledad de la piedra, inerte y silenciosa.
La soledad del hombre dormido, separado del mundo y enfrentándose a él.
La soledad de buscar dentro nuestro, cuando afuera no hay repuestas.
Y la alegría de ya no sentirse solo…



15 jul. 2012

Proyecciones...



Abriremos cajones que nunca habían sido abiertos…
Viviremos vidas que deseamos vivir y elegimos esperar…
Escribiremos poemas con la alegría que aguarda por salir…
Pintaremos de blanco un refugio frente a un mar de verdad…

No habrá muerte, ni cárceles que opriman,
cuando estemos libres del peso del pasado,
cuando sepamos que no hay futuro,
que es solo presente…

Carlos Iacono

22 ene. 2012

Música del alma...


Cuando te conviertes en un  instrumento del Amor en la tierra, vibra una dulce melodía en ti, que deleita a quienes están cerca y comparten parte del camino.
Estás en sintonía con toda la creación y tu corazón expresa la alegría de Ser, como quien canta una bella canción… Y yo canto contigo, compartiendo la música del viento y las hojas,  el canto de los pájaros, el sonido del mar…
Pero a veces la mente quiere cantar su propia canción…¡No es más que ruido!
Quizás sea difícil eliminar el ruido por completo, pero ajustando la sintonía, podemos lograr que la música del alma suene más fuerte y soñar con un mundo diferente…

Sueño con miles de corazones que despiertan …
Sueño con la bella sincronía de un coro de voces  e instrumentos afinados cantando a la sublime creación… Una maravillosa música que nadie querrá dejar de oír, en la que todos querrán participar…
Sueño que no es sueño, porque esta canción de amor es posible…

Filmamos este video mientras recorríamos un templo budista de la ciudad de Lampun, en el norte de Tailandia. Observando a su gente con sus reverencias a buda, con sus ofrendas, oímos esta música que nos llamaba desde otro sector del templo. Una música simple pero encantadora, interpretada desde el corazón, desinteresadamente...Solo para alegría de los visitantes.
Carlos y Claudia

18 dic. 2011

Autorretrato


Soy una idea que busca cuerpo.

Soy tan pequeño…¡Y rápido crezco!
Soy rebeldía…Y mi identidad no encuentro.

Soy búsqueda,
suelto lo viejo y  en el vacío me pierdo.

Parece que no soy nada,
y a la vez puedo ser todo.

Soy quien celebra la vida,
y el alma que llora en un cárcel de huesos.

Soy luz y alegría,
oscuridad y tristeza.

Soy caminante y sendero.
Lo inmortal es mi esencia.

Soy uno con todo y todos,
aunque a veces no lo recuerdo…

Carlos Iacono 

16 dic. 2011

Cuando vuelva a ser niño...


Reiré con una fresca carcajada,
con el corazón,
y una mirada cristalina…

Jugaré sin miedo a ensuciar mi ropa,
sin notar las miradas que me envidían.

Estaré atento al vuelo de la mariposa,
a la lluvia repentina…

Descubriré grandes tesoros cada día…

Amaré por puro amor,
sin condición ni garantías.
Comprenderé que la vida es juego,
encanto y alegría.

Veré un presente eterno
y naceré niño,
día a día.

Carlos Iacono

3 jul. 2011

Carta de amor para Claudia - Madrugada de domingo...


Cada vez que me das tu amor, te descubro fascinado y me emociono, como si fuera la primera vez.
Pienso algo… Me distraigo…Luego regreso a la inmensidad de este momento.
Siento tus manos como si no las conociera. Me maravillo por su delicadeza y suavidad. Me entrego a tus caricias…

Nos quedamos casi quietos, sin embargo me siento flotando suavemente en un mar de dicha.

Tu corazón atraviesa mi espalda para instalarse en mi propio pecho… ¿Esos son mis latidos o los tuyos?  O quizás los de ambos sincronizados misteriosamente por algún poder divino.

Cuanto tiempo pasó para que pudiera mirarte embelezado, para disfrutar de cada centímetro de tu piel, para adorar el templo de mi amada…Cuanto he debido aprender… Aprender a descubrirte  cada día…Cuantas veces habré mirado sin ver…

O quizás no era necesario aprender nada, solo entregarse plenamente a la experiencia del amor.
Encontrar el botón que apaga el ruido de los pensamientos…
No darle cuerda al reloj para que se detenga el tiempo…
Entonces quedamos solos, sin pasado ni futuro, en una vivencia extraordinaria del presente.

Me enamoro de la vida. Agradezco este momento. Siento la vibración en todo mi cuerpo. ¿Quizás tampoco había tomado conciencia antes de él? O al menos no de este modo tan profundo.

Amo este momento.
Amo tu cuerpo y el mío.
Amo con todo mi corazón. Ese corazón que parece no entrar dentro del pecho, pleno, colmado de dicha.

¿Es por nosotros dos, o porque nos hicimos uno con la existencia?
Es uno y lo otro. Lo descubro a la mañana cuando observo el mundo maravillado por su belleza. Las olas del mar son hoy más hermosas que nunca, con su espuma, con sus infinitas curvas y burbujeos. Es como si no las hubiera visto jamás. Los sonidos del viento, la caricia del sol, el aroma de la orilla, todo se descubre ante mis ojos en una armonía maravillosa, en una perfección inmejorable.

Me duermo un poco, entregándome dulcemente a esta ola de amor que me cubre por completo, con el deseo infinito de vivir sintiendo así cuando despierte.

17 jun. 2011

Crecer juntos...


Cuando en lo cotidiano de nuestras vidas estamos atentos y concientes, sentimos con nuestra compañera el amor que nos cautivó al conocernos, vemos la alegría en sus ojos, la juventud en la piel, sin que el tiempo cambie nuestro modo de ver y sentir.
Si cada día, en lugar de transformarse en rutina, encuentra el encanto de cada amanecer, único e irrepetible, cualquier acción toma un gusto especial. Preparar una comida, compartir una caminata, servir al otro en lo que nos toca hacer, se convierte en algo mágico, matizado con abrazos y una suave espera por acariciar la piel del ser amado.
Entonces no hay desgaste ni aburrimiento, sino el encanto de compartir plenamente todo lo que la vida nos trae, sin buscar seguridades, sin limitarnos mutuamente.
Así el amor se redescubre día a día. Renacemos en él a cada instante. Vivimos peligrosamente, ya que nuestro amor no pretende atar, sino dar libertad. Y en esa libertad nos sentimos cómodos y fascinados por cada nueva experiencia. Sentimos el calor del nido y no queremos alejarnos de él. Desde aquí podemos ver la inmensidad que nos rodea. No hace falta volar lejos. Estamos bien aquí…

12 jun. 2011

Círculo de vida


La vida transcurre en un eterno presente para el hombre y en el universo. Todo nace y llega a su fin en ciclos interminables. Planetas, galaxias, tienen su inicio, desarrollo y culminación. Mientras unos nacen otros terminan su ciclo manifestado.

Así en la vida del hombre y de la humanidad civilizaciones nuevas inician, crecen, llegan a su máximo desarrollo…para dar lugar a una nueva humanidad, una nueva tierra.

Así, pues, por que temer a la muerte física, o al fin de un ciclo, si solo es el paso necesario para que la creación continúe con su círculo de vida, siempre hacia esferas superiores, desde el nacimiento hasta llegar a un nivel de conciencia pura que reposa en sí misma, en lo absoluto…hasta sentir nuevamente el llamado de la creación.

Aceptar cada etapa de nuestra vida viviendo y celebrando plenamente, descansando en la paz de sentirnos alineados con ella es lo único, así de simple, a realizar.
Y todos los miedos desaparecen…

3 jun. 2011

Plenitud



Cuando el amor desborda y se siente a cada instante, en cada acción y vínculo que estableces cada día, cuando se puede sentir la misma sensación de bienestar, independientemente de las circunstancias, quiere decir que estás abriendo tu corazón, que ya no eres un mendigo. No estás buscando solo que te amen a ti, eligiendo a quién merezca tu amor y deseando que cumpla tus expectativas. Solo te entregas seguro y confiado. Ya sabes que no vale la pena vivir de otro modo. Amas toda la vida que nos rodea. Te sientes parte y disfrutas en plenitud. Danza, canta, ríe, se libre. Observa la naturaleza, los pájaros. Siente el viento en tu piel. Nada te separa de ellos, solo tu mente... Déjala hablar… Tú eres mucho más que una maraña de pensamientos.
Sé feliz.
La vida merece ser vivida y celebrada.
Sé egoísta, porque solo cuando te encuentres y te aceptes tal como eres, cuando puedas amarte a ti mismo, podrás regalar a los demás algo valioso, ese mismo amor que colma tu corazón y se expande sin límites…

26 may. 2011

Parar para ver...

Hay un sol enorme para vos en este día…y se esconde en pequeñas cosas, en cada instante de la vida.
Encontralo en la brisa fresca,  en la tibieza el otoño, en las hojas de los árboles, en la mirada de un niño, en el aire que entra en tus pulmones.
Cada vez que respiramos el universo respira en nosotros.

Descubrir lo grande en lo pequeño y lo pequeño en lo grande nos permite vislumbrar la danza de la existencia. Ver la belleza donde solo parece haber materialismo. Percibir el amor en medio de tantos intereses que intentan manipularte. Solo puedes hacerlo desde dentro de ti mismo. Solo tienes que parar un poco  y observar como nos dejamos arrastrar por la locura general.

No te apoyes solo en grandes cosas…corren peligro de derrumbarse. Siempre hay algo, aunque sea muy pequeño, que recuerda tu origen divino, y muchas veces está allí, en lo simple y cotidiano. 
Recuerda: solo puede ser rico quien nada necesita, y solo entonces todo lo posee.


2 may. 2011

Un nuevo día...

Son las 6:30 de la mañana.
Asoman las primeras luces del amanecer...
Los pájaros comienzan a cantar.
La vida se celebra a si misma...
¡Celebremos con ella!

12 abr. 2011

Imagen en la arena


Como en la vida, encontramos aquí la fuerza del mar embravecido y, tan solo unas horas después, la calma de una playa desierta que nos invita, como un lienzo a un pintor, a dejar nuestra huella en ella.
Acepto el reto y, con unas sencillas líneas, dibujo un símbolo en la arena, recordando los mandalas de los monjes tibetanos, sabiendo que a la mañana siguiente el mar habrá borrado toda marca, y prepara de ese modo el paño nuevamente para que quien camine sobre ella, se anime a escribir el mensaje de su corazón.
Así transitamos por esta vida y está en nosotros la decisión de pintar, cantar, celebrar la existencia, aun a sabiendas de que "esto también pasará".
Dejar nuestra huella viviendo el presente…
Momento a momento…
Conscientes de que nada en el mundo material perdura para siempre.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...