fondo

Mostrando entradas con la etiqueta ego. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ego. Mostrar todas las entradas

6 dic. 2012

Batallas





Quizás nos puede suceder que nos encontramos conectados con nuestro maestro interno disfrutando de esa plenitud, del fluir, del amor, de la naturaleza que es una con nosotros.
Creemos la batalla ganada: el ego se ha rendido, la mente responde como sierva, como herramienta al servicio del alma, de la vida toda…
Y en un momento, lenta o repentinamente, cambian las circunstancias externas y resulta que nos encontramos otra vez perdidos, angustiados, sin encontrar la salida…
Necesitamos recurrir a todas las herramientas que tengamos al alcance para centrarnos nuevamente…Tener la humildad de reconocer que todos estamos aprendiendo…
Las batallas no se terminan…Es el Samsara…Es la vida en esta tierra y estamos sujetos a sus reglas.
Identificar…Reconocer…Meditar…Volver al cuerpo y al ahora…Observar la mente, sin identificarse con los pensamientos (ya lo dije antes, ¿no?) Hoy lo repito para mi mismo. ¿O para alguien más también?

No desesperes…
Esto también pasará…

5 ago. 2012

La película de la vida...


A veces, a lo largo de nuestra vida, nos apegamos a la identificación que fuimos creando de nosotros mismos; gordo, flaco, pobre, rico, trabajador, universitario…
No es lo que realmente somos, es solo una interpretación, “teatral” de la mente.
¡Da lo mismo cualquier personaje! Al fin cada ego es solo eso…
La mente nos impulsa a luchar, a defender el papel que interpretamos o a envidiar la fortuna de otros…Pero cada uno de ellos tiene sus placeres y sus desdichas. Podríamos pasar la vida entera, y mucho más, persiguiendo ilusiones, para concluir, finalmente, que en la separación, en el individualismo, no hay dicha permanente. Pensamos que la orilla del frente es la mejor…hasta que la conocemos.
Pero… ¡a no preocuparse! Mientras estemos en el rodaje, seamos libres y no esclavos de un rol determinado. Jugar, cambiar, experimentar, libres de expectativas… ¡Es posible!
Si podemos acostumbrarnos a ser testigos de todas estas interpretaciones del ego, si estamos presentes y concientes, vamos descubriendo cómo la mente nos envuelve en un diálogo permanente. Escuchar ese diálogo como quien lo ve desde afuera, es ser observador y testigo. Y la película va perdiendo dramatismo...

Somos una esencia y miles de personajes.

No darle importancia verdadera al afuera y actuar desde la esencia de amor universal que nos une a todos, entre humanos y hacia toda la creación, es el camino hacia la plenitud. La diferencia no está en el personaje, sino en el amor y la entrega a la vida desde nuestro ser más íntimo.

16 jul. 2012

Aprendizaje...

Cuando busques un maestro, no te quedes en estereotipos. Piensa en todo y todos los que te rodean como un espejo donde poder verte, con aquellas cosas que te gustan y las que no, con sus luces y sus sombras, su belleza y su fealdad, su alegría y su tristeza. Mira entonces cuánto de ello está en ti. Hazlo con valentía. Todos quisiéramos ver dentro  nuestro solo cosas hermosas, así es como muchas veces dejamos en las sombras aquello que no nos gusta, que no aceptamos de nuestra personalidad…Entonces no nos reconocemos…
Ten presente que descubrir y aceptar esos aspectos es el primer paso para empezar a  sanar y sanarnos en la relación con los otros.
En todo caso se trata, de un modo u otro, de lograr que la personalidad no actúe como una coraza, obstaculizando la energía amorosa que quiere brotar desde tu conciencia –corazón. Imagina que vas andando con una pesada armadura. Eres tú o los otros. Eso es lo que nos han enseñado. Y así estamos, caminando con pesadas cargas, sin ver que todos necesitamos amor. Todos necesitamos estar livianos, Todos necesitamos dejar caer nuestra máscaras y reconocernos en la esencia de nuestro ser.
Cada relación, cada persona, cada suceso que acontece en nuestras vidas puede convertirse en un maestro. Llega a nosotros de diferentes formas y actúa de diferentes modos. Queda en nosotros aprender a escuchar, a ver, a sentir…


1 jul. 2011

Luz de amor...


Si te encuentras luchando a ciegas en la oscuridad…La mente no se aquieta, no puedes detener los pensamientos. Estás peleando desde el lugar incorrecto. Estás dentro del problema. Tus reacciones nacen también desde esa oscuridad que te nubla.
Apártate de ella…
Ve hacia el centro luminoso de tu ser, a tu conciencia amorosa, y deja que esa luz de amor lo cubra todo, dando claridad a tus pensamientos y permitiendo que fluyan tus emociones, sin quedarte estancado en ellas.
No puedes combatir a la oscuridad desde la oscuridad misma.
Sal de ella…
Observa...
No juzgues…
Permítete sentir…
Suelta…
Ya estás nuevamente en el presente y todas las posibilidades se abren ante ti.
Ahora puedes decidir sin temor a equivocarte...

19 may. 2011

Los juegos de la mente

A veces sentimos oprimido nuestro corazón. Estamos como enjaulados. Nos identificamos con los pensamientos como si fueran todo nuestro ser. No lo son…
La mente es un instrumento al servicio de nuestra existencia.  Somos mucho más que nuestros pensamientos. Sin embargo, a lo largo de nuestra vida, ha forjado una identidad propia, que podríamos llamar ego y muchas veces no nos permite expresar la energía del alma. Vive en el pasado, nos carga con sus condicionamientos  o en el futuro, con sus ilusiones o miedos.
Lo único real y verdadero es el momento presente.
Si ponemos plena conciencia en el ahora, en este instante, vivimos con intensidad.
Si logramos identificarnos desde la profundidad de nuestro ser como observadores concientes, podemos escuchar los parloteos de la mente sin sentirnos identificados con ella y dejamos pasar los pensamientos que de otro modo generarían sufrimiento en nuestra vida.
¿Cuantas veces nos encontramos refunfuñando por cosas que nos sucedieron en el pasado y no terminamos de aceptar? Esto genera en nuestra vida emociones de odio, culpa, resentimiento, o también añoranza si se tratara de un recuerdo agradable que quisiéramos volver a vivir. Por supuesto esto no es posible, pertenece al pasado, aunque haya sucedido hace unas horas o pocos minutos atrás. Solo queda agradecer el momento vivido, soltar aquello que nos aferre al pasado y no llevar esa pesada carga.
Otras veces sucede que en lugar de disfrutar lo que tenemos hoy de la mejor manera, nos proyectamos pensando en un futuro mejor. Voy a ser feliz cuando tenga ese auto, o esa casa, o me reciba de tal o cual cosa, o cuanto encuentre a la pareja que me de todo lo que necesito. Es así que nuestra vida se transforma en una ilusión vivida a través de esas proyecciones mentales, mientras el ahora pasa delante nuestro sin que tengamos presencia en él, sin conectarnos totalmente y entregarnos a vivir cada instante.
 
Necesitamos mantenernos en contacto con nuestro interior, nuestro ser conciente y para ello deberíamos dedicar algo de nuestro tiempo a ejercitar esa conexión ya que a lo largo de nuestra vida nos acostumbramos a manejarnos con patrones mentales repetitivos que, sabemos, no nos ayudan a vivir mejor. Existen herramientas que sirven para ir dándonos cuenta de cuales son esos patrones y empezar a desecharlos. Practicar  Meditación, Meditaciones activas grupales, contacto con la naturaleza,  flores de Bach, Homeopatía, Acupuntura, Reflexología, Masaje Ayurvédico, Reiki, etc., sirven para armonizarnos y equilibrar las emociones.
En los momentos  en que me sentí atrapado por mis pensamientos o emociones encontré útil escribir expresando esos estados, con lo cual sin darme cuenta, los dejé fuera y dejé de identificarme con ellos. Puedes probar tú también si esto te sirve…

3 abr. 2011

El ego

Lo mismo que creemos que nos protege nos aísla y nos oprime hasta matarnos, hasta matar la pura expresión de amor que estamos destinados a mostrar los seres humanos.
Nada cambia esperando que todo cambie a nuestro alrededor, afuera. Todo cambio procede del interior. Milagrosamente cuando recuperamos la conexión con nuestro corazón,  nuestra pura esencia, la conexión con todo y con todos, sabemos que no estamos separados del resto. Somos Uno y entendemos que lo que hagamos a nuestros semejantes y a nuestra madre tierra nos lo hacemos a nosotros mismos. Qué mejor entonces que entregarnos desde el corazón y ver que sucede. Podemos seguir intentando, de hecho nuestro ego luchará para que así lo hagamos, encontrar la dicha a través del dinero, las posesiones, el poder, hasta ver una y otra vez que cada vez que creemos lograr estar felices, es solo cuestión de tiempo hasta que vuelva el sufrimiento al perder algo, o la insatisfacción con lo logrado, el vacío. Busquemos entonces la plenitud de nuestro ser abandonando la astucia, la acción interesada, la carrera en que no importa avanzar pisoteando a nuestros hermanos, maltratando a nuestra madre tierra.  Despertar a la conciencia individual es  ayudar a despertar finalmente la conciencia colectiva, comprender, sentir con intensidad, alinearnos con nuestro corazón es despertar de la ilusión y encontrar la paz.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...