fondo

Mostrando entradas con la etiqueta compartir. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta compartir. Mostrar todas las entradas

24 dic. 2012

Despertar al amor



Si despierto al amor, te miro y me descubro reflejado en tu ser
Mi camino y el tuyo son uno.

Si despierto al amor me veo en tus ojos, y quiero abrazarte. No importa quien eres.

Si despierto al  amor no necesito enojarme, si no comparto tu pensamiento.

Si despierto al amor, si es necesario, con una sonrisa puedo decir que no.

Si despierto al amor, no hay barreras entre tú y yo.

Si despierto al amor, no hay lugar para el miedo. Si para el perdón.

Si despierto al amor, despierto a la vida, dejo el dolor.

Si despierto al amor, abrazo mi pasado. No juzgo lo vivido.

Si despierto al amor, vivo un día a la vez. El futuro puede esperar por mi.

Si despierto al amor, escucho el canto de los pájaros al amanecer, y es mi propia canción. La tierra es más bella.

Si despierto al amor, estoy de vuelta en casa.

6 dic. 2012

Todos somos valiosos...


No soy ni mucho, ni poco. Soy una gota de agua en el mar. Eso no me convierte en él, pero puedo sentirme contenido en su totalidad y vibrar en su presencia…

Carlos, Despertando al Corazón

17 jun. 2011

Crecer juntos...


Cuando en lo cotidiano de nuestras vidas estamos atentos y concientes, sentimos con nuestra compañera el amor que nos cautivó al conocernos, vemos la alegría en sus ojos, la juventud en la piel, sin que el tiempo cambie nuestro modo de ver y sentir.
Si cada día, en lugar de transformarse en rutina, encuentra el encanto de cada amanecer, único e irrepetible, cualquier acción toma un gusto especial. Preparar una comida, compartir una caminata, servir al otro en lo que nos toca hacer, se convierte en algo mágico, matizado con abrazos y una suave espera por acariciar la piel del ser amado.
Entonces no hay desgaste ni aburrimiento, sino el encanto de compartir plenamente todo lo que la vida nos trae, sin buscar seguridades, sin limitarnos mutuamente.
Así el amor se redescubre día a día. Renacemos en él a cada instante. Vivimos peligrosamente, ya que nuestro amor no pretende atar, sino dar libertad. Y en esa libertad nos sentimos cómodos y fascinados por cada nueva experiencia. Sentimos el calor del nido y no queremos alejarnos de él. Desde aquí podemos ver la inmensidad que nos rodea. No hace falta volar lejos. Estamos bien aquí…

12 jun. 2011

Compartir y agradecer


Hoy quiero agradecer a todas aquellas personas, amigos del alma, que han abierto sus oídos y su corazón a las palabras que aquí escribo. Palabras que llegan en algunos momentos con facilidad y en otros no, que a veces hay que esperar que maduren en uno mismo.
Decirles a todos esos compañeros de viaje que su participación y sus comentarios me hacen sentir agradecido, una vez más, por todo lo maravilloso que la vida me entrega. Que sus bellas palabras no alimentan mi ego, que lo entrego como mi alma se entrega a los llamados del corazón, y que la dicha es mía porque al compartir estas expresiones con ustedes, dejan de pertenecerme…Y la vasija vacía puede ser colmada nuevamente.
Gracias por permitirme que esto suceda.
Con amor
Carlos – Despertando al corazón.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...