fondo

16 jul. 2012

Aprendizaje...

Cuando busques un maestro, no te quedes en estereotipos. Piensa en todo y todos los que te rodean como un espejo donde poder verte, con aquellas cosas que te gustan y las que no, con sus luces y sus sombras, su belleza y su fealdad, su alegría y su tristeza. Mira entonces cuánto de ello está en ti. Hazlo con valentía. Todos quisiéramos ver dentro  nuestro solo cosas hermosas, así es como muchas veces dejamos en las sombras aquello que no nos gusta, que no aceptamos de nuestra personalidad…Entonces no nos reconocemos…
Ten presente que descubrir y aceptar esos aspectos es el primer paso para empezar a  sanar y sanarnos en la relación con los otros.
En todo caso se trata, de un modo u otro, de lograr que la personalidad no actúe como una coraza, obstaculizando la energía amorosa que quiere brotar desde tu conciencia –corazón. Imagina que vas andando con una pesada armadura. Eres tú o los otros. Eso es lo que nos han enseñado. Y así estamos, caminando con pesadas cargas, sin ver que todos necesitamos amor. Todos necesitamos estar livianos, Todos necesitamos dejar caer nuestra máscaras y reconocernos en la esencia de nuestro ser.
Cada relación, cada persona, cada suceso que acontece en nuestras vidas puede convertirse en un maestro. Llega a nosotros de diferentes formas y actúa de diferentes modos. Queda en nosotros aprender a escuchar, a ver, a sentir…


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen mi blog y son bienvenidos...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...