fondo

3 jun. 2011

Valor y renacimiento...



Y la semilla al fin encuentra aquello que le permite empezar a latir con una vida nueva, rompe la cáscara que la protegía y alza su brote hacia los cielos, dispuesta a aceptar la aventura del renacer.
La tierra le brinda sostén.
El agua se convierte en savia al fluir dentro de ella.
Poco a poco, las formas van mostrando toda la belleza contenida en su interior.
Da todo de si, en una sinfonía armoniosa compartida con toda la existencia. Se hace una con ella, y participa de la danza de la vida.
Ya puede sentir el florecimiento que, guardado desde siempre en su interior, esperaba pacientemente la oportunidad de manifestarse. Ya nada puede detener su crecimiento. El rocío de la noche y las caricias del sol conspiran dándole gracia y frescura.
Ni el viento fuerte, ni la tormenta son amenazas  para su ser.
Su naturaleza le otorga fuerza y flexibilidad, aumentando la confianza en su propia energía, ya que se siente unida con el todo.
No hay futuro, solo un eterno presente en el que paso a paso, latido tras latido, la invita a expresarse totalmente, con el mismo valor que necesitó para nacer.

1 comentario:

  1. Es una belleza, amigo del corazón. Gracias por compartirlo...
    Mariana

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen mi blog y son bienvenidos...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...